lunes, 9 de octubre de 2006

¿Por qué tener un Blog?

Con mucha frecuencia me toca enfrentar esta pregunta y quiero hacer una nota con las respuestas que he escuchado, leído y que me surgen en esta reflexión.

No es una pregunta fácil de responder, especialmente en este periodo en que el bloguear es una actividad emergente donde los que inician y persisten en la actividad a nivel local son muy pocos.

Bloguear significa participar en una conversación, una conversación donde necesitamos que hayan otros en la misma. Debemos por lo tanto hacer un esfuerzo para encontrar a esos otros que nos den la interacción mínima que necesitamos para estar en un diálogo de varios.
(foto de Juan López)

Si no, podemos caer en la interpretación de los blogs como páginas Webs tradicionales, donde el que tiene uno es una persona con cierta autoridad en un tema, y es desde ahí desde donde dicta sus cátedras y nos muestra cuales son las verdades.

A partir de los blogs se irá construyendo un espacio social de interacción, donde el conocimiento se intercambiará en forma global y donde la participación explotará como nunca antes en la historia.

Cada persona tendrá voz desde su blog y cuando quiera comentar en otros blogs, podrá dejar su identidad clara con un link a su propio blog.

Es desde mi blog desde donde construyo mi identidad en el espacio digital o virtual.

Cuando escribo para mi blog, escribo normalmente solo frente a mi computador y lo que proyecto en esas palabras me refleja y representa con bastante profundidad. Por eso que alguien ha dicho que los blogueros se conocen desde dentro hacia fuera, pues lo último que hacen en buscarse y verse las caras.

Bloquear hoy, es querer estar presente en esa conversación que empieza a surgir, donde decimos quienes somos, donde proyectamos nuestra particular manera de ver el mundo, donde decimos lo que pensamos y desde donde establecemos los nexos con otros que surgen desde la bruma del espacio digital.

Desde mi blog participaré en comunidades que se irán formando en torno a polos de interés.

Solo los que tienen blog existen en el espacio virtual, un territorio nuevo, un nuevo continente, un nuevo mundo.

Somos las conversaciones y las relaciones en que estamos, y el hecho de llevar un blog y participar en la conversación afectará sin duda quienes somos pues las conversaciones y las redes a las que pertenecemos, se verán afectadas.

En un blog,
  • digo lo que pienso al mundo

  • presento mis ofertas, ya sea de productos o servicios

  • me muestro quien soy

  • dejo un registro de mi paso por aquí

  • me comunico

  • informo

  • comparto mi conocimiento y experiencia

  • dejo mi huella, me muestro, para que al hablar en otros blogs, sepan quien soy

  • o desde mi blog, hago vínculos

  • me relaciono

  • vocifero

  • me expreso

  • participo

3 comentarios:

Susumu Sugiura dijo...

Estimado Gabriel:

Ahora que me inicio en este universo de bloggeros, me doy cuenta del tremendo potencial de comunicación que tiene esta herramienta.

Concuerdo plenamente con Andrea Brandes respecto a su post. La única y verdadera forma de conocer a una persona es desde su interior. Lástima que eso no se dé cotidianamente en el dia a dia.

Un abrazo.

Cristian Sepúlveda dijo...

También los blogs se pueden usar como una herramienta de marketing digital...

Cada Post que se hace es un anzuelo que se lanza en el mar de la Web. Luego, cuando alguien busca un tema en particular en la red, es probable que vea ese anzuelo y lo llevará a nuestro blog...y lo bueno es que esos anzuelos no se gastan, quedan ahí, for ever.

Lo bueno que la herramienta es que no se desvirtúa si alguien quiere hacer un mal uso de ella, como por ejemplo para algún tipo de SPAM, ya que al leer los post, uno se da cuenta de la identidad del blogero.

mientas más post se realicen, mas anzuelos al mar...

Saludos.

Miguelángel dijo...

Estimadísimo Gabriel, leyendo estas notas, observo divertido como va creciendo el mundo de la blogosfera, sin embargo, estando inmerso en ella por algo ma´s de dos años, tengo algunas visiones autocríticas, en que por lo que navego, cada vez me siento más trasgresor, una especie de ermitaño del pensamiento, tal vez convenga comentarlo frente a un traguito, ( este es un pretexto cochino), Observo sólo aleluyas, y parabienes, ( YING ); y, ¿ dónde anda YANG?, el viejo druida, necesita el justo equilibrio, escuchar y sentir el aldo obscuro de la fuerza..